El nuevo Observatorio Trimestral del Mercado de Trabajo

El Instituto EY-Sagardoy Talento e Innovación, BBVA Research y Fedea han acordado aunar fuerzas para poner en marcha un nuevo Observatorio del Mercado Laboral.

10 mins read

Los indicadores que ofrecerá el Observatorio se pondrán al día a medida que se actualicen las fuentes de datos de las que se nutren. El informe del Observatorio tendrá periodicidad trimestral y saldrá unas semanas después de la publicación de la EPA y la Contabilidad Trimestral, con el fin de dejar tiempo para poder hacer un análisis algo más reposado del que suele hacerse de estas estadísticas el mismo día de su publicación. El Observatorio tiene la ambición de convertirse en una referencia imprescindible ante la opinión pública, la academia, la prensa especializada, los reguladores y los expertos.

El Observatorio y su página web irán tomando forma gradualmente y ampliando sus contenidos a lo largo de los próximos meses. Su núcleo será una presentación ágil y visual a partir de gráficos clave en la que se ilustrará y comentará la evolución reciente de diversos indicadores de mercado de trabajo y actividad, destacando las novedades o regularidades más interesantes, e incluyendo comparaciones interregionales e internacionales. La presentación visual servirá como apoyo y anexo a un breve informe en el que se destacarán las principales conclusiones del documento. Por otra parte, también se pondrá en marcha una colección de notas en las que se analizarán en mayor detalle temas de interés y se elaborará un documento técnico con las definiciones y fuentes de las variables utilizadas (disponibles en formato Excel), así como una descripción de la construcción de aquellos indicadores que exijan una cierta elaboración.

El grueso de estas variables provienen directamente de la EPA y otras series del INE, como la Contabilidad Nacional Trimestral o la Encuesta Trimestral de Costes Laborales, pero se utilizarán también otras bases de datos o series publicadas por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, los registros administrativos de la Seguridad Social y del SEPE o la estadística oficial de convenios colectivos para ofrecer un seguimiento exhaustivo de las principales tendencias del mercado laboral español.

El Observatorio permite un seguimiento exhaustivo de la evolución del mercado laboral pero su principal objetivo es informar a los usuarios y a los responsables políticos acerca de los principales retos y problemas de nuestro mercado de trabajo, así como hacer seguimiento del impacto de la recién aprobada reforma laboral y de otras reformas pendientes. Para este objetivo, se han construido varios indicadores novedosos en base a microdatos de fuentes como la EPA, la Muestra Continua de Vidas Laborales y el SEPE. Un buen ejemplo son los indicadores alternativos que recogen definiciones más amplias de la infrautilización de la mano de obra disponible, siguiendo el ejemplo del Bureau of Labor Statistics en EE.UU. Así, el indicador U3 es la tasa de desempleo según la definición de Eurostat, el U4 incluye a las personas desempleadas que desean trabajar pero que no están buscando empleo y el U5 añade el subempleo existente, es decir, las personas que trabajan menos horas de las que desean trabajar. Cabe destacar que España lidera los rankings europeos de desempleo (U3) pero, cuando miramos los indicadores más amplios, observamos que hay varios países, como Italia, con peores resultados que nosotros. Aparte de estos indicadores alternativos, el Observatorio ofrecerá información sobre las tasas de paro por duración y los flujos de entrada y salida del empleo y del desempleo.

Otro ejemplo relevante son los indicadores que se generan con los datos de la Muestra Continua de Vidas Laborales. Así, el indicador que mide el porcentaje de trabajadores  que ha tenido un contrato temporal a lo largo de un año natural entre todos aquellos que han trabajado durante este período  El contraste entre este indicador y la tasa de temporalidad – el porcentaje de ocupados con un contrato temporal en un período determinado, en lugar de un momento dado – permite tener una primera indicación del grado de rotación laboral. Sin embargo, para poder valorar el impacto de la recién aprobada reforma laboral hay que complementar este indicador con un análisis cuidadoso de los flujos entre el paro y el empleo, la tasa de conversión de contratos temporales a fijos y los cambios en la duración de las relaciones laborales, incluyendo aquellas que se establecen mediante contratos indefinidos. Todos estos indicadores son parte del primer bloque.

En materia de salarios, el reto es conseguir una reducción de la desigualdad en rentas salariales y de la pobreza laboral, junto con un crecimiento sostenido y equilibrado de los salarios. En consonancia con estos objetivos, el Observatorio ofrecerá una amplia gama de indicadores. Aparte de las estimaciones de la media anual de las variaciones salariales (corregidos por efectos de composición), se incluirán indicadores del grado de desigualdad salarial y de la incidencia de la pobreza laboral. Además, se ofrecerá información sobre el nivel (índice de Kaitz) y la incidencia del Salario Mínimo Interprofesional y la evolución de los salarios de convenio. Cuando sea posible, se incluirá también una comparativa internacional.

El mercado laboral se está transformando debido al impacto de las nuevas tecnologías y la pandemia no ha hecho más que acelerar muchos de estos procesos. Una de las consecuencias es un cambio profundo en la estructura de ocupaciones y la demanda de trabajo. El Observatorio dedica un bloque entero a los cambios en la estructura de ocupaciones, con énfasis en el creciente peso de las ocupaciones TIC y STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) y los sectores High-Tech.

Las diferencias de género en materia de empleo se analizarán progresivamente de forma exhaustiva, comenzando por las diferencias entre situaciones laborales, pasando por las brechas salariales y en otras condiciones laborales, y proporcionando indicadores más específicos, como los relativos a las penalizaciones laborales por maternidad.

Por el lado de la oferta se producirán importantes cambios demográficos, en un país con importantes problemas de empleo juvenil y un notable retraso en la ocupación de las personas de edad avanzada. Sin la entrada de inmigrantes se produciría un descenso en la población activa, un aumento en la edad media de los trabajadores e importantes cuellos de botella en varias ocupaciones. Sin embargo, la población inmigrante también padece considerables problemas de paro y segregación que podrán analizarse con los indicadores del Observatorio. Adicionalmente, se dedica una sección a los indicadores sobre el empleo de las personas con discapacidad y a sus problemas de empleo e integración laboral.

Por último, se ofrecerán datos comparativos sobre el acceso a la formación continua y la participación en políticas activas de empleo que permiten la adaptación de los trabajadores al cambio en la demanda de habilidades y competencias por parte de las empresas.

Creemos que el conjunto de indicadores previstos ofrecerá una panorámica bastante completa de la evolución del mercado laboral español. Confiamos en que el Observatorio sea de su interés y consiga convertirse en una referencia útil para quienes deseen entender las principales tendencias del mercado laboral español.

Economist, Research Fellow at Fedea - Associate Prof. at U. Oviedo (on leave) - blog posts in NeG

Doctor en Ciencias Económicas por la Universidad de Pennsylvania, investigador del Instituto de Análisis Económico del CSIC y Director ejecutivo de Fedea.

Associate professor at @UAM_Madrid, researcher of @socialfedea and occasional blogger at @nadaesgratis.

Historia anterior

Los Efectos económicos de la Guerra de Ucrania

Siguiente historia

Los efectos económicos de la guerra en Ucrania: La inflación escala hasta el 7,6%